Reproducción de «La urraca» de Monet

Sep 28, 2022 | Reproducciones | 0 Comentarios

Hola amigos.

Seguimos pintando en Copiamuseo y os seguimos mostrando nuestro trabajo.

Hoy os traemos una obra mítica del impresionismo de Monet, la reproducción de «La urraca», «La pie», es su título original en francés y «The magpie», en inglés.

Reproducción de La urraca de Monet

Reproducción de «La urraca», 1868 – 1869

Las obras de los impresionistas, postimpresionistas y otros pintores que utilizaban mucha pasta, mucha pintura, o sea, mucha textura, nos permite pintar la reproducción con un nivel muy alto de espontaneidad, sin alterar o cambiar el original.

Este es uno de esos casos, hemos pintado en varias capas, con diferentes grados de textura, dejando secar entre una y otra.

Hay que elegir bien los pinceles en este caso porque la reproducción es de tamaño pequeño, tiene unas medidas de 41 x 60 cm, cuando el original tiene 89 x 130 cm.

El cuadro es un precioso paisaje nevado, tema recurrente del artista, Monet pintó paisajes nevados más de 140 veces.

La composición es sencilla, está dividida horizontalmente por una valla hecha con palos, todo muy rústico y tiene una espesa capa de nieve.

El ave que da nombre al cuadro, la urraca, descansa posada en el palo superior de una puerta también hecha de palos.

Al fondo, hay árboles sin hojas y una edificación y en primer plano mucha nieve.

Las sombras que produce el sol sobre la nieve van desde la profundidad hacia el espectador, es lo que llamamos un contraluz.

Si Monet pintó esta obra al aire libre, seguro que le estaba dando la luz del sol en la cara.

El cuadro y Monet

«La urraca fue pintado en el invierno de 1868 en Étretat, Normandía, donde Monet había alquilado una casa.

Allí pintó innumerables paisajes nevados como «Un carro en el camino nevado en Honfleur«, porque pensaba y así es, que la luz cambiaba a cada instante y que era su responsabilidad, pintar tantos momentos de luz como pudiera.

A Monet y al movimiento impresionista en general se le atribuyó la nueva forma de pintar las sombras, sombras claras y llenas de color y no negras como se hacía antes y es que aunque suene paradójico, las sombras también tienen sus luces.

En «La urraca», las sombras que produce la valla sobre la nieve, son de una amplia gama de azules y violetas y es una parte muy importante en la composición de esta obra, puesto que equilibra la tónica general del cuadro que es, la también inmensa gama de blancos.

La obra original fue adquirida por el «Museo de Orsay» en 1984, donde se encuentra hoy día.

Pin It on Pinterest

Síguenos en las redes sociales

Comparte con tus amigos